Articulos

“Es indescriptible el miedo que sentí y fue la primera vez en mi vida que vi tan cerca la muerte”

Miguel Cobo en Iquitos
Miguel Cobo en Iquitos

A principios de año Miguel Cobo Sánchez, vecino de Mancha Real, se embarcó en un viaje que jamás olvidará, una aventura que casi le cuesta la vida. Así surgió esta historia de superación y deporte que ahora ha relatado en su nuevo blog Sport&Happiness.

Miguel es una persona muy deportista a la que muchos conocerán, ya que como el mismo se define “soy un trotamundos y un aventurero”, algo que le ha permitido relacionarse con mucha gente. Hace poco esta web recogía uno de sus viajes por Brasil en un especial “Mancharrealeños por el mundo”, donde pudimos ver como se desenvolvía por primera vez por el continente sudamericano.

Empujado por la búsqueda de trabajo y por la sensación de sentirse realizado profesionalmente, Miguel, decidió volver a Sudamérica, pero esta vez a Iquitos (Perú), junto con su amigo Juan Antonio, un compañero que, tras esta experiencia, pasó a ser una persona que nunca olvidará.

Su historia comienza el lunes 11 de febrero de 2013. Miguel se encontraba en una etapa de su vida en la que por fin veía como sus sueños se cumplían, “trabajaba en el gimnasio JULLY SPA, tenía varias ofertas para incorporarme como Instructor de Pilates en otros centros y comencé a trabajar en el Colegio San Agustín como profesor de Educación Física. En este instante me recuerdo en una nube, fui corriendo como un niño hacia el Hotel Royal Inn donde podía conectarme al Skype para contarle a María (Mi novia) la reunión general y el trabajo con mi departamento en el colegio, era verdaderamente feliz, comenzaba a sentirme profesor y sentirme valorado, tenía la sensación que iba en la dirección correcta para llegar a mi meta.

La vida le tenía preparado un revés que casi le cuesta la vida. Uno de los muchos mosquitos que le picaron durante su estancia le transmitió el Dengue, una enfermedad infecciosa que causa síntomas gripales, y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal, llamado dengue grave o dengue hemorrágico.

Miguel se dio cuenta de que tenía dengue de casualidad: “Me hice una herida en la rodilla que no dejaba de sangrar, la sangre con un color muy vivo, me quede un poco ‘rayao’ pues era algo extraño (Posteriormente aprendí que con el dengue las plaquetas bajan y esa es la causa de que no cicatrizase con normalidad).

A partir de ahí ingresaría en el Hospital Apoyo Iquitos y viviría varios días de auténtico pánico en los que la enfermedad comenzó a agravarse.

Si queréis ver como continúa esta historia podéis leer la primera parte completa en su blog Sport&Happiness. La semana que viene publicará la segunda parte que promete ser bastante interesante. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.