Jaén

El mercado del aceite se “calienta” y da más dinero

Cooperativa de Mancha Real
Cooperativa de Mancha Real

Hacía años que el mercado del aceite de oliva no estaba tan caliente. Además, lo único que lo puede enfriar es el agua que caiga del cielo en el mes de septiembre. Mientras tanto, las cooperativas y las almazaras jiennenses se preparan para un fin de campaña muy tenso, pero que les favorece. El “mango” de la “sartén” gira hacia los productores de la provincia, que tienen una ocasión única de mantener un precio del producto apropiado para su rentabilidad, lo que traerá más dinero a esta tierra. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente afirma que quedan 515.252 toneladas de zumo en los depósitos de los productores, que son las existencias con las que España —líder en muchos países— tendrá que abastecer a los mercados.

La campaña de comercialización acaba el próximo 30 de septiembre, pero no se cogerá aceituna hasta noviembre. Por eso, con las 515.252 toneladas hay que apañarse. El Ministerio señala que, en julio, se vendieron 131.989 toneladas, lo que constituye una cantidad espectacular. Por eso, producto hay para acabar la campaña, pero las dudas están en cómo afrontar el próximo ejercicio. De ahí que se mire “con lupa” cómo están los olivos jiennenses porque generan más del 20% de la cosecha mundial. Por el momento, los operadores tienen claro que no habrá tanta cosecha como hace un año. Todos cuentan con una producción bastante a la baja, pero la duda está en dónde parar la caída.Y eso se verá en las próximas semanas. El mercado está que arde y se nota en el auge que han dado los precios en los últimos días. El Observatorio de Precios de la Federación de Fabricantes de Aceite de Oliva indica que el extra se paga a 2,65; el virgen, a 2,49, y los lampantes a 2,41 euros por kilo.

más rentabilidad. A priori, los beneficios mejoran para las empresas, aunque siempre se ha de tener presente que lo que hacen las cooperativas y las almazaras es defender mejor el aceite, lo que, en ocasiones, implica soltar menos producto de las bodegas. Se paga más por kilo, pero salen menos. No obstante, se trata de la actitud defensiva normal antes de una previsión de cosecha baja.

Si llueve en septiembre —en las tres primeras semanas—, las expectativas de campaña subirán, por lo que se aligerarán tensiones —la duda es que ocurrirá con el precio—. En cambio, si el cielo no es generoso, puede que la cotización aún tire más hacia arriba. En este panorama, la duda está en si beneficia la lluvia a Jaén o no. A priori, tal vez sea mejor que caiga agua porque se incrementará la cosecha, ya que no está claro que las cooperativas y las almazaras puedan lograr compensar la bajada productiva con un incremento de la cotización. Sin embargo, son claves de mercado que se tendrán que abordar en los próximos días.

El olivar de regadío muestra más estabilidad. Las aceitunas se recogen antes y el agua suple las carencias que deja el cielo en unos meses en los que, precisamente, no ha sido demasiado generoso. En cambio, el secano sí que necesita de las nubes. Asimismo, la falta de precipitaciones en septiembre sí que podría incrementar la disparidad entre los agricultores que tienen riego, que mantendrían una cosecha aceptable respecto a los que no cuentan con agua en la finca, que verían una cosecha bastante baja. Aún queda unas semanas, pero los operadores ya se preparan para la recta final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.