Eventos

Las Hermanas Misioneras de Acción Parroquial se reencuentran con sus antiguas alumnas

Las Hermanas de Acción Parroquial en el reencuentro con sus alumnas
Las Hermanas de Acción Parroquial en el reencuentro con sus alumnas

Exposición de manualidades y artesanías
Exposición de manualidades y artesanías
Comida de convivencia de antiguas alumnas
Comida de convivencia de antiguas alumnas
Antiguas alumnas en su clase
Antiguas alumnas en su clase

Llegamos a esta segunda parte de los actos celebrados durante el fin de semana con la conmemoración de las Bodas de Oro de las Hermanas Misioneras de Acción Parroquial. Después de ver la emocionante Fiesta Religiosa ofrecida en la Iglesia de San Juan Evangelista, en esta ocasión nos detendremos para describir un poco lo que fueron los días en que los que sucedieron las reuniones para preparar todos los detalles en el convento, para que el encuentro de todas las religiosas llegadas desde fuera junto con las de aquí,  y sus antiguas alumnas, fuesen unos momentos de emoción que seguro no olvidaran nunca.

Los actos se iniciaron el pasado viernes 20, con los niños de 4º, 5º y 6º de primaria como protagonistas de una gymkana que se realizó en diferentes lugares de la localidad donde hubo varios grupos acompañados de catequistas haciendo juegos. Cuando concluyeron los juegos pasaron por el convento para tomar un refresco con chucherías.

En la entrada del mismo se puede ver una exposición de una serie de manualidades y artesanías hechas a mano por parte de las alumnas, además del jarrón que han regalado a las religiosas con una dedicatoria de todas ellas. También se han instalado unos paneles en los pasillos con las fotografías de todas las etapas vividas allí,  y un gran mural con las fotos de las Hermanas que en algún momento pasaron por Mancha Real.

El sábado las actividades comenzaron a las 11 de la mañana en la Ermita Virgen de la Cabeza, donde dieron la bienvenida a todas rezando después una oración. A continuación pasaron a los patios del edificio donde disfrutaron de una comida de convivencia preparada por las alumnas  que resulto muy amena, tanto por la sencillez de lo que habían organizado, como por la alegría que se veía y el compañerismo que se volvía a retomar después de los años pasados. La tarde estuvo llena de recuerdos como la escuela, los testimonios personales de cada una, y las canciones y escenificaciones de pequeñas obras teatrales aprendidas con ellas durante aquellos años. Fue emotivo volver a ver las antiguas aulas donde se dieron las clases, que en la actualidad están sin actividad. Muchas no quisieron perder esta oportunidad de fotografiarse en el lugar y con la maestra que les había dado clases justo en esta aula.

El domingo después de la Santa Misa, nuevamente en los patios del convento, se volverían a reunir para tener una comida entre todos, que serviría a modo de despedida para muchos, un evento que terminaba con estos actos que han tenido tanto apoyo por parte de todos.

Las antiguas alumnas nos decían que dan las gracias a todos y todas las que han colaborado y han hecho posible que esto se llevara a cabo y terminara con un gran éxito, ya que del dinero aportado para la celebración se le ha podido entregar a la Congregación, un donativo para ese llamado “Proyecto de Futuro”, que ellas destinan a la Residencia que tienen en Burgos, y que consiste en el cuidado de las que están más ancianas y enfermas. En su nombre, “Feliz 50 Aniversario Queridas Hermanas.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.