Mirando al pasadoNovedades

Bellezas Rodantes….Citroën 2 CV del año 1978

Es propiedad de Pedro Rosa

En este nuevo episodio de Bellezas Rodantes tenemos un coche muy popular, con una cantidad de historia que tiene detrás desde que se comenzó a producir por la marca francesa Citroen en el año 1948; nos referimos al mítico “dos caballos”.

El coche se restauró y quedó precioso

Sabemos que en Mancha Real hay varias unidades muy bien conservadas pero en esta ocasión nos vamos a detener en el coche que vemos en muchas ocasiones circulando por las calles de nuestro municipio, y en distintas concentraciones a las que asisten como la última celebrada el 20 de marzo en nuestra localidad; se trata del Citroën 2 CV de Pedro Rosa, un amante de los coches clásicos que ya le tuvimos en nuestra sección con otro de los coches que posee como es el Alfa Romeo Spider.

 

 

El interior fue tapizado

A este 2 CV Pedro le tiene un cariño especial puesto que lo adquirió en el año 2003 por la cantidad de 600 € y quiso dejarlo impecable, por lo que tuvo que hacerle una restauración completa, siendo los antiguos talleres de Daru el que se encargó de la chapa, y el de José María Muñoz de la parte mecánica. Fue mucho tiempo y dinero el que empleó Pedro Rosa a este coche puesto que se desmontó por completo, saneando todo el óxido que había cogido con el paso del tiempo, ya que el coche es del año 1978.

 

 

Plazas traseras con todo el interior en color claro

Fueron muchas las piezas, gomas y juntas que hubo que cambiarle, incluso una puerta que no tenía recuperación, lograron encontrar una en un desguace. Nos confesaba Pedro que al igual que otros modelos que ya tuvo fue desprendiendose de ellos, este 2 CV piensa tenerlo siempre puesto que fue mucha la ilusión que puso en este proyecto para dejarlo en las condiciones que tiene y que decía, se puede desplazar con él a cualquier lugar de España sin dale un solo problema.

 

 

Muy bonita la zaga con el aspecto retro

Fue un 7 de octubre de 1948, cuando Citroën presentó en el Salón del Automóvil de París la versión casi definitiva del 2 CV tipo A. Todavía no estaba disponible y no era posible ver lo que se escondía bajo el capó. Este detalle fue muy criticado por la prensa, que no entendía el secretismo de la empresa. Sin embargo, la respuesta del público fue mucho más entusiasta. Hay quien bromea, «¿Incluye abrelatas?». Pero el alborozo inicial se apagó cuando se comunicó el precio, que era solo temporal, y se informó de forma imprecisa sobre los plazos de entrega. La prensa fue implacable, criticó su extraño diseño y la tosquedad de su construcción.

 

Pedro en Retromálaga

​En 1949, justo antes de la inauguración del Salón del Automóvil de París, se entregó una unidad al organismo francés responsable de las homologaciones y se designó como Tipo A (igual que el TPV de 1939). Una vez homologado, comenzó la producción de 2 CV tipo A, en una sola versión y con el mismo color. Se vendía sin cerradura en las puertas: el dispositivo antirrobo propuesto era similar al de las bicicletas, esto es, atrapado entre el volante y la barra central del asiento delantero. El salpicadero solo tenía dos instrumentos, el velocímetro y el amperímetro. Este modelo que nos ocupa es del año 1978 aunque aún tendría en 1980 un último momento fulgurante con el lanzamiento del Charleston, inicialmente una serie limitada de 8000 unidades, en una combinación bitono en rojo delage y negro, con un tapizado de los asientos más lujoso que en las otras versiones. El éxito animaría a Citroën a fabricarlo en serie (con la carcasa del faro cromada).

Motor restaurado

Con el tiempo, aparecerían dos variantes cromáticas en amarillo y helios-negro (1982-1983, modelo raro), y en gris cormorán y gris nocturno. En 1981, se introdujeron los frenos de disco delanteros a la salida del diferencial para toda la gama. El 27 de julio de 1990, a las 16:00 horas, acabó oficialmente la producción de este hito de la historia del automóvil, que desafió los tiempos y fue apreciado unánimemente por todas las clases sociales. Una pequeña banda de música acompañó la salida de la última unidad producida (un Charleston).

La planta propulsora del 2CV consiste en un motor de dos cilindros opuestos refrigerado por aire y radiador de aceite, que propulsa las ruedas delanteras por medio de transmisiones cardán simple en sus primeras versiones (luego, homocinéticas). Los primeros modelos, denominados tipo A, tenían una cilindrada de 375 cm³, con una modesta potencia de 9 CV. En octubre de 1954 apareció el modelo AZ, al que se le aumentó la cilindrada a 425 cm³, obteniendo una potencia de 12 CV que fue aumentando con el tiempo, pasando por 13,5 cv y concluyendo con 18 cv (en la última evolución del motor 425 c.c) a base de aumentar la relación de compresión, diámetro del carburador y colectores de admisión-escape más gruesos.

Publicidad de la época

El impuesto fiscal del 2 CV pasó a subir a los 3 CV con el AZAM 6, una variante proveniente de Bélgica, pero también fabricada en Citroën Hispania (Vigo), entre 1966 y 1972, con la introducción del motor de 602 cm³ tipo m4. A principios de los años 70 se introdujeron 2 nuevas motorizaciones que estructuraron la gama en 2 versiones: 2cv4 de 435 c.c (que no se vendió ni se fabricó en España) y 2cv6 de 602 c.c (que a pesar de tener la misma cilindrada que el m4 del AZAM 6 es un motor muy distinto y de superior rendimiento). Este último es el motor m28, de unos 32 cv de potencia que también evolucionó en sus últimos años a 35 cv, ya con carburador de doble cuerpo y frenos de disco. Desde 1948 a 1990 se vendieron mas de cinco millones de unidades y en España se fabricó desde el año 1959 en la fábrica de Citroen de Vigo. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.