Mirando al pasadoNovedades

¿Conocías este dato?

Trozos de historia de nuestro pueblo

-Hemos podido degustar la pasada semana, los ricas patatas bravas de los distintos establecimientos que han participado en el Concurso de Bravas del programa de Falla 2022. Un miembro del jurado fue Jacinto Ángeles que durante muchos años estuvo sirviendo esta especialidad con su padre Paco “Majete” en su legendaria taberna de la parte baja de la calle Maestra. Esta taberna era frecuentada por jóvenes y mayores y donde aparte de las “Bravas” eran los boquerones en vinagre o la colifror acompañando a una copa de vino de la cuba que era típica, otras de sus especialidades. En la foto que mostramos tomada en los comienzos del 1988, vemos a dos parejas asiduas del local, Vicente y Mari con sus hijos Rocio y Juanjo y a Isabel y Antonio, con Paco detrás del mostrador, teniendo las recordadas “marionetas” al fondo. 

Ermita de la Inmaculada en los años 20

-En los años 20, en toda la parte de arriba de la zona del “legío”, no había nada construido, estando la ermita de la Inmaculada Concepción en las afueras del pueblo, ya que solo estaba unida con  la “esquina del convento” por el paseo del soto. Ir hasta la ermita con luz del día era un paseo que muchas personas y sobre todo los mayores, solían hacer a tomar el fresco en los días calurosos bajo los  grandes árboles que allí había pero por la noche había solo unas bombillas que alumbraban el paseo. Los días festivos también eran muchos grupos de amigos y parejas las que se acercaban para hacer una visita a la Virgen. Vemos en la fotografía la bonita estampa de la ermita con personas por sus alrededores, muchos de ellos con aquellos “blusones” que solían utilizar la gente mayor.

En la inauguración del matadero 1967

-Muchos recordaran el viejo matadero situado en la carretera de Jaén, junto a la fuente y el pilar que allí existía y sigue en la actualidad. Dado que las instalaciones eran muy viejas y que las medidas de higiene no cumplían con las leyes que poco a poco iban saliendo en este sentido, se construyó un nuevo matadero muy cerca, en el margen contrario de la carretera y unos metros más abajo. Era un solar que se utilizaba para jugar los niños de la época y que tenía una entrada a la plaza de toros, por donde los aficionados entraban en las tardes de corrida. Su inauguración fue en el año 1967, haciendo el primer sacrificio de animales y después con la llegada de las autoridades, el sacerdote Don Lorenzo bendecía las instalaciones, pasando después a montar unas mesas para tomar un refrigerio festejando la puesta en marcha del nuevo edificio. Vemos en la foto en la “matanza” de uno de los animales a los “matarifes” Miguel Jiménez (chichotero) a su hijo Manolo, Juan Olid, Martín Muñoz, el que está a su lado no lo hemos identificado, además aparecen Don Ángel y Don Francisco los veterinarios, en medio de ellos estaba Manuel Jaiñaga y en el extremo Juan Manuel (Cruzcampo). Los niños eran los hijos de Martín Muñoz y el hijo de Martín Ruiz (el perlo). En la actualidad en estas instalaciones se encuentra ubicada la Peña Flamenca EL TRILLO.

Equipo Alevin de Voley en los 70

-En el programa de feria del 1975, año que se celebró del 14 al 18 de agosto, hubo un amplio abanico de actividades, como el día 18 desde las 6 de la tarde, que en el Estadio Polideportivo de la Juventud,   hubo encuentros de VOLEIBOL en categoría Alevín, entre el Colegío Nacional “Sixto Sigler”, Campeón Provincial de Juegos Escolares Nacionales y otro de igual categoría. (Vemos en la foto a uno de aquellos equipos alevines de los años 70, con su entrenador Don Remigio Palomares y los niños Fco. José Cobo, Jesús Guzmán, Paco Cobo, Juan Ramón, Cristóbal, Juan Valenzuela y Juan José Lorite).

Kiosco de Alfonso y Rosario en 1955

-En los años 50 y 60 una imagen típica de la plaza de la Constitución eran los conocidos “kioscos” en los que se vendían sobre todo frutos secos como las pipas o aquellas ricas avellanas con cáscara que se amontonaban en el pequeño mostrador que tenían. Cuando llegaba el buen tiempo se unía a los kioscos fijos, uno más dedicado a la venta de helados, nos referimos al que montaban junto a la entrada de la iglesia, Alfonso el “tallero” y su esposa Rosario, que durante todo el año regentaban una churrería en la entrada del mercado de abastos y que cuando llegaba el calor, hacían un helado artesanal que hacía las delicias de grandes y pequeños. En su kiosco les vemos en el año 1955 con su hija pequeña Juani que estaba sentada en el mostrador y a dos niños pequeños esperando para recoger su helado. Al final del verano quitaban el kiosco puesto que no era normal tomar helado en las épocas invernales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.