Mirando al pasadoNovedadesSucedió hace...

Sucedió hace….Las costumbres de las parejas de novios en los años 60

Desde el comienzo del noviazgo hasta su boda

Esta semana en Mirando al pasado, hemos recogido algunas imágenes de las costumbres de las parejas de novios en otros tiempos, que desde que se conocían, hasta el día de su boda, pasaba un tiempo en la mayoría de los casos bastante largo, con unas vivencias dignas de ser recordadas.

Eran muchos los paseos que se llegaban a dar en la plaza o en el parque los grupos de amigos y amigas, hasta que la chica que en principio se interesaba el muchacho de turno, le dejaba acercarse siempre en compañía de las amigas que eran un poco las cómplices de estos primeros encuentros. Vemos en la primera imagen a un grupo de amigas paseando por la plaza a mediados de los 40, donde podemos reconocer a una jovencísima Lola Fernández en el lado derecho de la imagen. En aquellos tiempos solo se salía algún domingo o en las Fiestas más importantes como Semana Santa o el Corpus.

José y Luisa con unos amigos

Poco después llegaba el momento de “pretender” a la chica, ya que en aquellos años, siempre era el hombre el que llevaba la iniciativa, y ella la que aceptaba el compromiso, o bien le daba “calabazas, por no ser de su agrado. Los días siguientes al compromiso entre ambos eran un poco difíciles, ya que comenzaban a salir solos, y muchas veces el tema de conversación se acababa rápidamente. Tras unos meses, el “novio”, se volvía a encontrar con un “mal trago”, ya que para que el compromiso fuera firme, había que ir a “pedir la entrada”, que como muchos recordaran, se trataba de ir por primera vez a la casa de los padres para comunicarles el noviazgo con su hija. Pasados estos malos momentos, la pareja ya podía salir solos o con otras parejas de novios, cogerse de la mano o del brazo, aunque si los suegros estaban presentes, casi nunca se hacía, por respeto hacia ellos y porque no era bien visto. Vemos a dos parejas de novios en los comienzos de los 60 junto al caballo del fotógrafo que les cogió la instantánea que les ha servido como recuerdo a lo largo de los años. Estaban José y Luisa con otra pareja amiga.

Lavando lana en el haza fria
Lavando lana en el haza fria

Pasados los años, que casi siempre eran más de 5, la pareja comenzaba a hacer planes de boda, comenzando a preparar el “ajuar”, que luego se exponía en la casa de los novios por separado, unos días antes de la boda, siendo sobre todo el de ella, visitado por todos los vecinos, amigos y familiares para ver la  cantidad de sabanas (de arriba y de abajo), mantelerías y todo tipo de enseres que habían sido comprados durante el noviazgo. Otra de las costumbres antes del enlace, era comprar lana para el colchón de la cama de matrimonio, que la familia preparaba, primeramente lavándola en alguna de las acequias cercanas al pueblo, como la que mostramos en la imagen a mediados de los 60, en la acequia que bajaba de la zona de Torres y en el paraje llamado “Haza fría”, donde Catalina Jiménez (la cuca), su hermana Antonia, su sobrina Tomasa, y Anita Palomares  acompañadas de las  niñas Mari y Juani, pasaban un día preparando esta lana que luego sirvió para una de ellas que contrajo matrimonio poco después.

Camareros en una boda 1974 en el salón de tinajones

El banquete de boda normalmente se celebraba en uno de los dos salones habilitados para ello, uno situado en la calle La Cruz, propiedad de la familia Castro, y otro en el cine de verano de “los panzas”, que al ser un local más pequeño, eran menos los banquetes que se podían dar. En los años 60 los familiares de los novios contrataban por un lado el salón y por otro a los camareros y cocineros, estando los hermanos de los contrayentes casi todo el banquete ayudando a servir platos y bebidas. En los comienzos de los 70 ya se comenzó a contratar el banquete con todos los servicios incluidos, una nueva moda que hizo que los familiares disfrutasen bastante más del convite. Vemos en la foto como se servían las mesas en el salón de los “tinajones” en el año 1974 por parte de los camareros, con el reparto de la tarta y de los puros y que vemos a Alfonso Fuentes con una caja de ellos preparándose para darlos. Junto a él aparecen los tres hermanos Alfonso, Gregorio y Sebastián Moreno, Alfonso Cubillo, Andrés (pezón), Alfonso “el tallero” y los niños que eran sus hijos y sus sobrinos.

Los Rolliex en la boda de Juan y de Laura

En la celebración de los banquetes de boda no podía falta la orquesta que la mayoría de las ocasiones en los años 60, eran “Los Hollywood” los que las amenizaban. Poco después uno de los componentes de esta orquesta  formaría por su cuenta un dúo llamado “Paterfil” compuesto por Miguel y su hija Ana que también hicieron numerosas  sesiones de baile en las bodas de los años 70. En aquellos años 70 había un grupo musical en Mancha Real llamado Los Rolliex que contaron a lo largo del tiempo que estuvieron activos, con músicos muy buenos. Vemos a este grupo en el año 1973 en la boda de Juan (ojosgrandes) con su esposa Laura y donde vemos a los componentes con Antonio Castillo y Francisco (quicón) con las guitarras rítmicas, a Martín Ruíz (martinito) con el bajo y a Francisco de la Hoz (Pirri) con la batería.

Boda de Miguel y Mari el 30-7-74

Durante el banquete era normal tomarse fotografías entre los invitados que estaban en la misma mesa, unas veces grupos de amigos, y en otras familiares de los novios como en la imagen que mostramos, en la que se celebraba la boda de Miguel Pulido con su esposa Mari, que contrajeron matrimonio un 30 de julio de 1974 y  celebraron el convite como la mayoría de las bodas de entonces, en el salón de los “tinajones” que ya se había remodelado y presentaba una imagen más moderna. En la foto aparecen entre otros, Tomás Ruíz- Fina, Juan Morales- Isabel del Carmen, Antonio- Mari y José María Ruíz-Tomasa entre otros.

 

Boda de Antonio Jimenez en el salon de tinajones en el 62

En la siguiente imagen es la foto de los novios con la familia, una de las costumbre que nunca ha faltado, ya que es de las primeras que luego se pone en el álbum, por lo que a lo largo de los años se ha procurado que estuvieran todos presentes. En la instanténez que mostramos vemos como celebraban su boda Antonio Jiménez con su esposa Carmen Pulido en 1962, y les acompañaban como hemos comentado, los familiares que quisieron estar para recordar este momento casi 60 años después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.