Mirando al pasadoNovedadesSucedió hace...

Sucedió hace…. Las fotos nos revelan la forma de vivir de cada época

Cuando tienes ante tus ojos una foto antigua, son varias las sensaciones que se pueden sentir, como pensar lo deprisa que pasa el tiempo, ver las personas que poco a poco fueron desapareciendo casi sin darnos cuenta o mirar como se refleja en la imagen, la vida que se vivió en cada época, como por ejemplo, los trabajos que se desarrollaban, las costumbres de familias y amigos o la convivencia diaria con los vecinos, que sobre todo en ciudades grandes, se perdió hace tiempo.

 

En todas las épocas que recordamos, las reuniones de amigos y conocidos en lugares como cortijos o casas de campo, siempre han sido habituales, bien por una cacería, por celebrar días de santo o cumpleaños de varios de ellos o por cualquier otra razón en la que lo importantes era estar juntos todo el día comiendo, bebiendo y pasándolo bien contando anécdotas. Vemos en la foto a un grupo en uno de estos días de celebración reunidos en el cortijo de las Llanas, en la carretera de Torres a comienzos de la década de los 90, donde no faltó bebida, comida como habas del terreno y convivencia entre todos ellos.

Grupo de familiares y vecinos a finales de los 50

En los pueblos pequeños y medianos como era Mancha Real en los años 50 y 60, siempre había mucha actividad en la calle, en un tiempo donde circulaban pocos vehículos y por tanto los juegos de los niños se realizaban la mayor parte de ellos en las aceras y calzadas que al no estar aun asfaltadas, eran propicias para muchos de estos juegos. Las familias vivían en casas unifamiliares, por lo que era mas fácil hablar con los vecinos y tener relación con ellos, siendo normal que los niños pasasen muchas horas en las casas de estos. Vemos en la primera fotografía a un grupo de vecinos de la calle «la Parra» y la Lonja a finales de los años 50, un grupo de niños y mayores que a diario pasaban muchos ratos juntos. En el centro de la imagen, sentado en una silla, aparece Francisco Hervás «el guindo» que en aquellas fechas vivía en la calle Cervantes, un poco más arriba tenían su casa la familia de los «Marcelos» que vemos a Dolores con su hijo Lorenzo en brazos, en el centro de la foto estaba Cristóbal Moya «el curro», su esposa Catalina y sus hijos Antonio y Seba, con sombrero y gafas estaba Antonio «el fontanero» que vivía en la calle Cervantes, esquina con la Lonja, a su espalda aparece su suegra y entre los niños, varios de sus hijos.

Imperio Azul en Huelma agosto de 1955
Imperio Azul en Huelma agosto de 1955

En aquella década de los 50, en Mancha Real teníamos un gran equipo de fútbol, el Imperio Azul, con jugadores todos ellos naturales del pueblo y donde la práctica de este deporte era más que todo por afición. Los balones, la indumentaria y todo lo que rodeaba al equipo local la aportaban la mayoría de las ocasiones los propios jugadores, siendo los desplazamientos a los pueblos limítrofes bastante complicados. La foto que mostramos corresponde al verano de 1955, en la feria de agosto de Huelma donde el Imperio Azul fue invitado para jugar el Trofeo Feria. Cuentan algunos de los que allí estuvieron que el desplazamiento fue en una camioneta donde se acoplaron bancos de la iglesia y que por cierto en el paso por un arroyo se perdieron de la ruta. Para cambiarse de ropa los llevaron al Ayuntamiento, al Salón de Plenos, subiendo después a la camioneta hasta el campo de fútbol precedidos por la banda de música. En el terreno de juego cuentan que había un poste de la luz justo en el punto de penalti y en el centro, un pilón donde bebían los animales del pueblo en pleno partido. El resultado fue de empate a dos tantos, y el equipo que vemos estaba formado de pie por: Pepe Cobo, Juan el «mergui, Abelardo, Jesús Cano, Manuel Sena, Miguel Castillo y Paco «porricas»; agachados: José Mª «ias», Francisco Morillas, Martín «ratón», el entrenador Juanito Martínez, y Antonio «ratón». Detrás de ellos había aficionados como «clules Morales», «Fco. Delgado «piti» o Luis Valenzuela.

Familia lavando lana en el "haza fria"
Familia lavando lana en el «haza fría»

El «ajuar» de las bodas en los años 60, se organizaba a base de mucho tiempo y trabajo, siendo las futuras novias y su familia las encargadas de preparar las sábanas y colchas y que previamente se habían preparado para aprender a coser y bordar en cualquiera de las distintas sastrerías que había repartidas por todo el pueblo. Los colchones eran rellenados con materiales como la lana que se compraba tal y como se le había cortado a las ovejas en la labor del «esquilado», para que las familias de las futuras novias, hiciesen la labor de «esmotar» esta lana, que no era más que quitar a mano las motas sucias y ahuecarla para que hiciese mas volumen. A esta labor, le seguía la de ir a una acequia cercana, portando la lana en «canastas», y lavarla a mano, con aquellas «piedras de lavar» de madera. Vemos en la foto tomada a mediados de los 60, a una familia (cucas) en la acequia del «haza fría» lavando para una de ellas (Tomasa) que se casaba. En primer término aparece la madre de la novia Antonia, a continuación Catalina, hermana de la anterior, a su lado estaba Anita, cuñada de la novia y al fondo Tomasa, la protagonista. Las niñas son Mari Cano, hija de Catalina y Juani Barranco, amiga de esta.

En la época de siega con una cosechadora
En la época de siega con una cosechadora

Damos un salto hacia atrás en el tiempo y nos situamos en 1948, unos años en los que mucha gente vivía en cortijos, de hecho ya tuvimos algún capítulo hablando de ellos, y uno de los trabajos que se desarrollaba en ellos era la siega y todo lo relacionado con ella. Era un trabajo que, al principio, todo se hacía a mano, incluso ser un buen “segaor” era todo un orgullo, pero como todo, fue también modernizandose con máquinas, al principio muy rudimentarias, que ayudaban mucho en la labor. Esta que aparece en la imagen era una «beldadora». Su funcionamiento consistía en que un jornalero le echaba el trigo por una especie de tolva que tenía en la parte de arriba después de haberlo trillado. A continuación otra persona se encargaba de darle a una especie de manivela grande que hacía que rotase y saliese el trigo o cebada por un lado y la granza por el otro. En la foto vemos a un grupo de trabajadores en Cortijo Nuevo entre los que aparecen Bartolomé Cano, Luis Hervás (“tumbalobos”), Juan y su hijo (“vicenton”) en plena faena, con la suerte de disponer de una cámara fotográfica cerca para inmortalizar el momento.

En la venta el Cerro finales de los 50
En la venta el Cerro finales de los 50

En la siguiente foto vemos a una familia que estuvo muchos años en uno de aquellos cortijos, concretamente en la venta el Cerro o como muchos la conocían, la «venta de alberquillas», situada al borde de la carretera que une Mancha Real con las ciudades monumentales de Baeza y Úbeda. En ella aparecen parte de la familia de Cristóbal Fuentes con el «motocarro» del que disponía en aquellos finales de los años 50, para subir al pueblo y traer mercancías para vender. En la imagen aparece, su hermano Antonio, Carmen, Mercedes la carrera y la hija mayor de Cristóbal, Juanita, además de varios chiquillos de ellos. Vemos también en primer plano uno de aquellos antiguos «trillos» que se usaba para separar el trigo o la cebada de la paja en la época de la recolección de cereales.

Feria de Muestras en 1968
Feria de Muestras en 1968

Acabamos con una fotografía perteneciente al 1968, en una de aquellas primeras ferias de muestras que ya se comenzaban a realizar en Mancha Real. Fueron unos años en los que se tomó como lugar de exposición, las instalaciones de la «Espartería», situadas frente al parque y teniendo como reclamo importante la industria de la maquinaria agrícola que en nuestro pueblo estaba en pleno auge, además de la fabricación de piedra artificial y terrazos. En aquellos años, ya habían comenzado varios empresarios de la localidad a trabajar el mueble en serie, y en aquella ocasión vemos como el Alcalde Francisco Carrillo visitaba el stand de uno de los primeros fabricantes de librerías como fue «Muebles Barrio».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.