Mirando al pasadoNovedades

Bellezas rodantes….BMW M3 E30 Sport Evolution de 1991

Su dueño es Pedro Delgado Guerrero

Contemplábamos este pasado domingo 20 de marzo en la plaza de la Constitución, la III Concentración de Coches Clásicos Mancha Real en la que alrededor de medio centenar de vehículos llegaron, muchos de nuestro municipio y otros de distintos lugares.

Impresionante la vista del coche con el fondo de la Iglesia

Uno de los que más nos llamó la atención y que llevábamos un tiempo detrás de hacerle un reportaje, fue el BMW M3 que tiene nuestro vecino Pedro Delgado Guerrero, uno de los coches más exclusivos que se dieron cita. Este M3 es el Sport Evolution, un modelo del que solo se fabricaron 600 unidades por lo que Pedro tiene una verdadera joya que es reconocida en todas las concentraciones a las que asiste, siendo numerosas las personas entendidas que saben que este coche es muy especial.

 

Preciosa la zaga con el alerón trasero

Este BMW M3 lo compró Pedro en el año 2008 con matrícula francesa puesto que venía del país vecino, estando en su poder desde entonces, con cuidados y mimos puesto que es un coche que se merece tenerlo en las excelentes condiciones que su dueño lo conserva, ya que cada día su valor está en alza. Este modelo BMW M3 Sport Evolution fue fabricado en el 1991, un año después de que saliese al mercado con un motor evolucionado del anterior, con 2500 cc. y 238 CV, aunque nos decía Pedro que con las mejoras que le ha realizado, son 265 CV los que desarrolla su coche.

 

Este motor mejorado da 265 CV

El BMW M3 E30 fue  el que inició la saga, uno de los coches más laureados en competición de todos los tiempos, y en las calles, era un verdadero pura sangre en una época en la que había muy pocos, y menos en formato berlina.  Los M3 E30 contaron con un buen número de versiones, en parte para ir homologando nuevas soluciones para competición, pero también para conmemorar las victorias en esta. Así, fueron lanzados los Evolution 1 (1987, 200 CV), Tour de Corse (Francia, 1987, 200 CV), Tourenwagen Europameister (Alemania, 1987, 200 CV), Europameister (1988, 195 CV -5 CV menos por el catalizadador-), o Cecotto/Ravaglia (1989, 215 CV). En 1990, por fin, llegó nuestro Sport Evolution, la que sería la última evolución de los M3 E30.

Estética agresiva

Estéticamente, los M3 Sport Evolution toman como base la versión Evolution, y siguen siendo sus anchas “cachas”, los faldones por todo su contorno y su baja línea de cintura la que marca su personalidad; cuando lo ves te grita a los ojos que es un deportivo de verdad. Se distinguen de los M3 a secas por las llantas de 7,5×16″ y la aerodinámica retocada, con spoiler delantero y alerón trasero regulables ambos en tres posiciones. Recogidos se comportan como en los M3 de serie, mantienen el Cx de 0,33, y son sus posiciones más agresivas cuando logran incrementar el apoyo aerodinámico en 86 kilos delante y 41 detrás (a costa de empeorar el citado Cx).

Interior deportivo de este M3

Por dentro son protagonistas los nuevos bacquets de piel, que cuentan con reposacabezas integrados y, como los de competición, con huecos para montar arneses. En general, aunque la cabina parece hoy algo relativamente normal, por entonces era la propia de un coche de bastante lujo. Dinámicamente, el Sport Evolution cambia la pisada de sus predecesores gracias a tarados mas firmes de amortiguadores -bitubo de gas en las cuatro ruedas-, muelles y estabilizadoras, que dejan al coche 10 mm más bajo, más avance para la dirección, y más anchura de cubiertas, que crecen de 205/55 15″ a 225/45 16″.

Lleva llantas BBS y neumaticos 215/40/R17

La nueva cilindrada es fruto del crecimiento de diámetro y carrera de los cuatro pistones, y pasa de 2.3 a 2.5 litros. Se añaden válvulas de sodio huecas, y se mejora la refrigeración. Con todo ello, baja la relación de compresión de 10,5:1 a 10,2:1. Pasa así de los 204 a los 238 CV, con más par motor. Toda la potencia es entregada a las ruedas traseras por la mítica caja Getrag en H con la primera que se engrana tirando de la palanca para atrás, o sea, hacia ti, donde todos los coches tienen la segunda. Así, cuando efectivamente subimos a segunda, empujando y cambiando de carril, tendremos el movimiento de segunda a tercera, y viceversa, en línea recta. Para la ocasión, sus desarrollos son un poco más largos.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.