Novedades

Gran actuación de Gema Jiménez en la peña flamenca “El Trillo”

Por Ildefonso Ruiz | Noche de reencuentros en Mancha Real. Por un lado, los socios de la Peña se reencontraban tras el parón invernal para  celebrar su Día Grande, con la tradicional Fiesta del Socio, en un acto que sirvió para vivir la reaparición de Mercedes, una de las socias más veteranas de la Peña, tras superar una grave enfermedad. Su reaparición fue recibida con unas cariñosas palabras de afecto por parte del Presidente, Francisco Ramírez y con un caluroso aplauso por parte del resto de peñistas.

Los aficionados, disfrutaron de una comida de hermandad, que era la antesala de un postre a base de arte flamenco puro, y sobre todo de mucha calidad. Porque sin duda, el reencuentro de la noche fue el de la cantaora Gema Jiménez con Mancha Real. La galduriense se ha ganado por derecho propio el rol de primera figura del flamenco y el sábado por la noche demostró sobre el tablao de la Peña Flamenca mancharrealeña sus innatas dotes para el cante jondo. Jiménez mantiene un idilio especial con el público de Mancha Real que la venera hasta el punto de convertirse en la cantaora “fetiche” de esta Peña. Una cantaora a la que han visto crecer desde sus inicios y que es la prueba viviente de la apuesta por los jóvenes valores que esta Peña viene realizando en los últimos años. Gema Jiménez vino acompañada de su guitarrista de cabecera, el maestro Rebollar. Un talento de la guitarra, con arte prodigioso e hipnotizador con sus manos. Ambos encandilaron a un público entregado a la exhibición de cante desplegado sobre las tablas. Una exhibición que fue de menos a más, con una Jiménez subiendo progresivamente con cada palo, un listón que parecía insuperable en el palo anterior. Un recital de muchos kilates que comenzó con unas malagueñas rematadas con cantes abandolados, rondeñas, solea apolar, cantiñas, un estremecedor romance de la monja rematada por tonás y tangos.

El colofón vino con unos fandangos naturales, donde el cañón de voz de la cantaora estremeció al público y un fin de fiestas con las conocidas Campanas de Linares, un cante en el que, a día de hoy, no existe cantaor o cantaora capaz de igualar a Gema Jiménez en su interpretación. La cantaora fue despedida con una de las mayores ovaciones que se recuerdan en esta Peña. Un cariño mutuo que mantiene vivo el idilio de la cantaora con Mancha Real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.