Novedades

José Boyano, presidente de Cruz Roja en Jaén

José Boyano. Foto: Ideal

Humildad y responsabilidad. Cuando José Boyano (Mancha Real, 67 años) accedió a la presidencia de Cruz Roja en Jaén hace cuatro años ‘tiró’ de estos dos valores, heredados de su padre, para tomar sus dos primeras decisiones al frente de la organización. Humildad porque prohibió al personal que le llamara de usted. Y responsabilidad porque se vio abocado a tomar una decisión que le mantuvo muchas noches en vela: presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supuso el despido de trabajadores, pero que también garantizó el futuro de Cruz Roja. «Aquello fue durísimo, nunca se había hecho en Cruz Roja pero, hoy día, con las cuentas encima de la mesa, podemos afirmar que aquella medida tan traumática fue la acertada», comenta Boyano, quien agrega que una de las grandes metas es que «aquellos empleados que se tuvieron que marchar se vayan reincorporando poco a poco».

 

Boyano es uno de los mejores conocedores de la crisis. De sus causas y de sus consecuencias. Fue responsable territorial de CajaGranada hasta 2009, entidad en la que ingresó «como botones y con pantalones cortos» cuando apenas contaba con quince años, y ahora de Cruz Roja, un ente que el año pasado, por ejemplo, atendió a la friolera de 48.822 jienenses, familias en muchos casos al borde de la exclusión y con serios problemas, incluso, para alimentarse.

A pesar de que Cruz Roja mantiene una importante estructura de profesionales altamente cualificados, José Boyano tiene clarísimo que su principal valor son sus 3.577 voluntarios, «personas que, como dijo hace poco la reina, hacen las cosas a ciegas, pero mirando siempre a los ojos». «Yo soy uno de ellos», afirma con orgullo mientras se embute el peto con el que posó para hacerse la fotografía de esta semblanza.

José Boyano tiene siempre muy presente a su madre y a su padre, «un humilde carpintero del que lo aprendí todo». También refiere con frecuencia a su abuela, «que tenía una panadería en Mancha Real y que le daba pan a los que no tenían para comer». «De ella aprendí la importancia de la solidaridad y quizá por ello siempre quise desde pequeño tener una ocupación que me permitiera devolverle a la sociedad parte de lo que la sociedad me ha dado a mí».

Señoras y señores, con todos ustedes José Boyano, una vida de solidaridad y de entrega a los demás.

Fuente: Ideal

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.