Novedades

Mancha Real, del todo a la nada

FUENTE: Ideal

Corre el año 2002, y Mancha Real ocupa constantemente la lista de los pueblos con mayor ‘renta per capita’ de la provincia. El sector maderero del pueblo mantiene la hegemonía provincial, encabezando una lista de pueblos que acaparan más de la mitad de las exportaciones en Andalucía. Con sus escasos 9.000 habitantes, en los medios de comunicación Mancha Real es sinónimo de emprendedor.

En 2005 y 2006 llega el ‘boom’ empresarial. El sector de la madera logra cifras de ventas récord y municipio está cercano al pleno empleo. Esto se refleja en la calidad de vida de los ciudadanos y, por ende, en la evolución de su población que pasaba de 9.674 personas en 2004 a 10.187 en 2005, un salto histórico en su índice de población. Los índices de natalidad crecían, el paro bajaba, incluso el número de bodas fue el más alto de la última década con 83 matrimonios registrados. La Asociación de Empresarios de Mancha Real sacaba brillo año tras año al premio que en 2002 IDEAL le entregó en la modalidad de Economía. En estos años incluso el Ayuntamiento planteaba levantar un monumento para homenajear a empresarios y trabajadores.

Hoy ese monumento estaría destrozado. Sería símbolo del ocaso de un pueblo, cuyo verdugo fue el ladrillo, y que ha ido perdiendo empresas poco a poco hasta que en los últimos dos años recortes e impuestos le han puesto la puntilla. En 2008, la Comisión Provincial de Inmigración señalaba que «no hacía falta» mano de obra inmigrante para trabajar en la aceituna, pues la situación de paro lo hacía innecesario. Eran los propios jienenses los que más demandaban ese trabajo. Esta situación se refleja en el flujo migratorio de la localidad. A partir de 2007, año con más inmigración de la década, comienza a descender la llegada de extranjeros. En 2011 nos situamos en 200.

La madera también empezaba a notarlo. «Aunque el sector del mueble estaba ya ‘tocado’ de antes, las empresas realmente afectadas por la crisis comenzaron a cerrar hace un año», asegura José Collado, director de la sucursal de Unicaja en la localidad. Esto lo podemos observar comparando datos de 2010 y 2011, donde el total de establecimientos comerciales ha descendido casi un 10% hasta diciembre pasado, siendo los más afectados los comercios de productos no alimenticios, con un descenso del 15%. En 2010 la Cámara de Comercio pone en evidencia que el 20% de las empresas del mueble de la provincia han cerrado, algo que afecta directamente a Mancha Real, hasta ahora el ‘corazón de madera’ de Jaén. «Ahora el problema es que casi no hay empresas a las que se pueda ‘dar’ dinero, ya que cuando pides el impuesto sobre sociedades están casi todas en pérdidas» asegura José Collado.

A día de hoy, el índice de paro en el pueblo ha subido un 175% desde aquel 2007, hay decenas de obras paradas, y en el polígono abundan, cada vez más, las ‘fábricas fantasma’. Ahora se recorta en todo lo posible con tal de ahorrar para intentar mantener a flote las empresas que aun se mantienen firmes. «Este año hemos quitado hasta los fuegos artificiales de la feria para poder invertir en creación de empleo», afirma la alcaldesa Micaela Martínez Ruiz.

Mancha Real

¿Qué ha pasado?
Según un importante empresario de la provincia «hubo tres factores determinantes para el ‘declive’ del pueblo: el primero fue el hecho de que varios países, encabezados por Francia y Rusia, dejaran de importar muebles de la localidad. Un importante empresario del municipio nos aseguraba que «el sector de madera quedó ‘tocado’ por la ausencia de estos mercados, sobre todo del ruso». Este hecho empujó la primera pieza del dominó que conformaban las empresa madereras en la localidad.

El segundo factor fue la incursión de China en el mercado de los muebles, «creando muebles muy parecidos a los nuestros y vendiéndolos un 50% más baratos que nosotros», explica este empresario. Esta situación provocó la caída de las empresas con ‘menos recursos’. El responsable del departamento de Industria de la Cámara de Comercio de Jaén, Gregorio Martínez, declaraba en 2010 que el sector del mueble fue muy fuerte en la provincia, «pero con los países emergentes que producen muy barato, cada vez hay más dificultades para poner sus productos en el mercado». La mayoría de las empresas del mueble temblaban ya ante la incursión de estos nuevos competidores, muy pocas empresas se hacían fuertes en esta segunda etapa. Una de ellas era Dorma Diseño, su gerente Jesús Cano contaba entonces a este periódico su estrategia para duplicar ventas en esta situación. «Hay que innovar, pensar en qué es lo que realmente quiere el cliente, y dejar de fabricar en serie como hacíamos antes», decía.

Y por último la crisis del ladrillo supuso el golpe de gracia para muchísimas empresas. La actual alcaldesa explica que «la crisis en la construcción ha afectado de lleno a Mancha Real, pues aquí había muchas empresas de construcción y la baja demanda ha provocado la quiebra de la mayoría de ellas». Esto puede observarse fácilmente dando un paseo por la localidad, donde podemos encontrarnos con infinidad de obras ‘detenidas en el tiempo’, paralizadas hasta que la economía decida.
De la expansión prevista para Mancha Real tan sólo quedan esqueletos de fábricas, viviendas ‘abandonadas’, y calles fantasma, sin ningún edificio ni construcción prevista. Los datos no mienten, podemos observar cómo en 2006 el número de compraventa de viviendas fue de 307, número que se redujo a casi la mitad en el año siguiente, y que en 2010 alcanzó tan sólo 145 transacciones, sin tendencia aparente a subir.

La crisis global no ayuda, y es que a todo esto hay que sumarle el profundo problema económico en el que Europa está sumida. Si de alguna manera se pensaba ayudar a estos empresarios y trabajadores desde el Gobierno central o desde el mismo Ayuntamiento, los continuos recortes y la escasa actividad económica produjeron que de 2009 a 2010 los ingresos municipales se redujesen en más de 1.366.303 euros.

Aun así, algunas empresas han resurgido de los escombros, como ‘Biomasa Jaén’, basada en la utilización de huesos de aceituna como fuente de energía. «Nuestro único problema es el déficit de materia prima que tenemos», explica su gerente, Juan de Dios Valverde de Dios, un emprendedor cuya actual apuesta por energías renovables está dando sus frutos; o ‘Instrumentos G y L’, donde la base de sus lubricantes para instrumentos es el aceite de oliva. Ambos son un ejemplo de que en tiempos de crisis se premia los nuevos proyectos y la imaginación. Y que este ‘mar de olivos’ aún inspira nuevos emprendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.