Mancharrealeños por el mundoNovedades

Mancharrealeños por el mundo: Miguel Cobo en Brasil

Playa urbana de Joao Pessoa

Continuamos con nuestra sección “Mancharrealeños por el Mundo”, un espacio lleno de historias, aventuras y viajes de vecinos de la localidad que quieren contar su experiencia fuera del país. Hoy conoceréis la aventura de Miguel Cobo en Brasil, un viaje que realizó en 2009 que nos cuenta a través de una carta que envió desde allí a sus amigos en los primeros días de su programa de intercambio, una especie de Erasmus fuera de Europa.

Este es un espacio participativo para todos aquellos vecinos de Mancha Real que deseen contarnos sus experiencias fuera del país, ya sea por un viaje o por un trabajo. Os animamos a que nos contéis vuestra historia mediante un texto redactado en Word que vaya acompañado por algunas fotos que ilustren la experiencia. Podéis enviarlo a través del correo [email protected]

Bebiendo agua de coco

Os dejamos con la carta y las fotos que Miguel nos ha enviado:

¡¡Para mi gente!!!

Bueno, ha pasado un mes desde que comenzó esta locura llamada Brasil, la verdad, que las señales de vida, no han sido demasiadas. Por esta razón os  escribo, pues aunque me encuentre sumergido en el paraíso, disfrutando de mis mejores sueños, siempre tengo presente a mi gente y se os echa en falta… Comencemos a relatar este sufrimiento.

Nenes, esto es el paraíso, no existe otro término que lo defina con más claridad. Tras 3 días de viaje (compra de vuelos baratos con 4 escalas) y  un jet lag de elefante, nos montamos en nuestro primer “taxi falso” (Taxi sin licencia que negocias el precio, conocido mundialmente como “regateo”)… Carlos y yo sencillamente nos quedamos “locos” con el paisaje durante el trayecto de Natal (Estado de Rio Grande do Norte) – Joao pessoa (Capital del Estado da Paraíba) – Campina Grande (mi ciudad, E.Paraíba), fuimos 2 niños la primera vez que observaban la inmensidad del mar: todo nuestro alrededor era verde, prácticamente como si estuviésemos en la selva, acompañando una inmensa maraña de cocoteros, lagos alrededor de la carretera (según el taxista, la gente se bañaba poco por el tema de los cocodrilos), campos de azúcar, y entre los animales, una vaca con joroba (ahí dejo la búsqueda del animal para mentes inquietas).

Los comienzos no fueron muy sibaritas, colchón y chaqueta de almohada, duchas sin agua caliente (sigue igual, para el frio que hace aquí), al rico sándwich y menú de 1´5€ de la facultad (no teníamos fogones, la casita solo venia con licuadora, aún sigo buscando el “porqué”), no había internet (tampoco lo necesitaba porque se me rompió el portátil) y la película se llamaba “De pie o tumbado” porque no teníamos sillas… Pero la primera fiesta al más puro estilo del “nordeste” con música forro y la primera  escapada a Joao Pessoa nos confirmó  de nuevo que seguíamos en el paraíso.

En el buggy con “Bajito”

Joao Pessoa, capital del Estado da Paraíba, mezcla de naturaleza y bullicio. Con puntos tan interesantes como Cabo Branco, lugar localizado mas al este de toda Sudamérica, donde podías disfrutar de las comidas mas típicas de la zona como podían ser zumos de todo tipo de frutas exóticas (goiyaba, papaya, maracuyá…) y tapioca (lo explicaré en futuros correos). Además las playas urbanas de tambau (arena fina y cocoteros por doquier).

Cerca de la playa conocimos a “Bajito”, un señor de aproximadamente 40 años con el que jugamos a futbol-sala. Con él, recorrimos toda la ciudad en buggy y probamos nuestra primera agua de coco.

De vuelta a Campina Grande, nos encontramos con la triste pero cierta realizada que aún existe en el nordeste de Brasil, pues hablamos de dos ciudades muy diferentes, la que hay en la playa y la que se adentra en el interior de la ciudad y en su periferia.

Este es mi hogar y Carlos:

Mi hogar amueblado

Que nos hemos agenciado de todo (“jarrapastroso style”), mesas, pupitres, estantería y camas de la universidad. Nos pillaron llevándonos “prestado” dos pupitres, hicimos un escrito y apareció un camión con todo. Y además nuestra imaginación: Cubiertos facultad, bote-vasos, media botella (recipiente), cajón vertical (mesita de noche)…

La vida aquí es felicidad, y las personas así te lo demuestran, en poco tiempo tenemos amigos de futbol y de cervecitas en la “Cantinha Universitaria”, amigos de la universidad y hasta una pandilla con la que nos fuimos un fin de semana a la “Praia da Pipa” (Cerca de Natal).

“Praia da Pipa”: Nos quedamos en una casita de maderita en el interior rodeados de naturaleza, fuimos a la playa de los golfinhos (delfines) y nadamos junto a ellos, hicimos surf en la playa de madeira, fuimos al ponta do sol para ver el atardecer y hacer saidsurf, y disfrutamos de su noche, pues en Brasil la llaman la pequeña Ibiza.

Para concluir con “Pipa” y así con esta carta os dejo algunas frases que surgieron de conversaciones y momentos con los místicos, cariñosos y felices amigos brasileños.

“No hay nada mejor que no tener que hacer nada”, es decir, el placer de encontrarte sin obligaciones y poder disfrutar al máximo del tiempo en el que te encuentras. “La libertad de cada persona comienza con la libertad de su corazón”, es ese punto donde empiezas a realizar lo que de verdad quieres. “Ya descansaremos cuando estemos muertos” “Cambia experiencias por sueños”, Carpe Diem.

Pues, el valor material se queda en un plano insignificante cuando el valor humano (que existe, aunque haya personas que no lo crean) es tan fuerte y da tanto sentido a esta vida… “Lo extraordinario reside en el camino, encontrando en él a personas comunes”.

Seria un sueño que este valor fuese ley para todos acompañándonos en el camino, pero infelizmente (palabra utilizada por aquí) no es así y cuando aparece no hay palabras para describirlo.

PD. ABRAZOS Y BESOS, OS QUIERO.

PD2. Si, el agua del wáter gira hacia el lado contrario.

 
Miguel Cobo Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.