Novedades

Noche grande de cante, duende y flamenco en la Peña “El TRILLO”

Otra gran noche de cante en el TRILLO
Como siempre la peña se llenó por completo

Había expectación entre los aficionados por descubrir el cante de Jorge Ramírez EL Wilo y a su vez el cantaor había mostrado sus deseos de conocer la peña El TRILLO y a su afición, pues bien, bastaron unos minutos para que se produjera esa comunión necesaria entre cantaor y afición para que apareciera ese duende de las grandes noches; Con una peña totalmente llena, cosa habitual en nuestras actividades flamencas, con la presencia de María del Mar Dávila, Alcaldesa de Mancha Real y parte de la Corporación Municipal comenzaba este pasado sábado 1 de febrero, un recital que se prolongo durante dos horas y donde El Wilo fue desgranado hasta doce palos diferentes a los que dio un sello personal acompañado por la sonanta de Antonio Lebrija.

Mucho arte sobre el escenario

El Wilo es un cantaor que lleva relativamente poco tiempo en el circuito flamenco, pero ya ha demostrado que esta capacitado para ocupar un sitio de privilegio en el ranking de los artistas que engrandecen este arte, no olvidemos que ya se hizo con el galardón de la silla de oro y después de escucharlo se comprende perfectamente porque le otorgaron este galardón. Tientos, Alegrías de Cádiz, Solea de Triana, Bulerías, Fandangos, Seguiriyas, Peteneras, Milongas, media granaína y terminó por fandangos con un público totalmente entregado al arte del cantaor del Puerto de Santa María.
El Wilo del Puerto es un cantaor con carisma, no solo por el arte que derrocha al cantar, sino por saber estar en el escenario y fuera de él.

No faltó al final la foto de grupo

Jorge es ortodoxo, pero a la vez personal e innovador, desgarra el corazón cuando se arranca por seguiriya, pellizca el alma cuando lo hace por soleá, llama a los duendes del misterio cuando ejecuta la petenera, mece el cante cuando lo hace por bamberas y en los fandangos los eleva a categoría suprema. Por mencionar algunos de los cantes con los que nos deleitó. Puso en pie a un público totalmente entregado a la majestuosidad con la que canta, a la grandeza de saber estar tanto en el escenario como abajo entre el público. La guitarra de Antonio de Lebrija, justa y sobria le acompañó en una noche grande de cante, duende y flamenco con pellizco.

Los aficionados del TRILLO se fueron con la satisfacción de haber sido testigos de otra noche grande en su peña y con ganas de que llegue el día 28 para disfrutar del arte de nuestra paisana Isabel Rico que también ha levantado mucha expectación por su arte y su simpatía.

Crónica de Ángel Jiménez Tirado, Presidente del TRILLO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.