Novedades

San Antón se queda este año sin su tradicional “Noche de las lumbres”

En condiciones normales, este pasado viernes hubiese sido una tarde de mucho movimiento de jóvenes por los distintos solares, sobre todo de la “Cruz del Pulgón” para ir recogiendo los rebuscados palets y toda clase de leña, para celebrar la “Noche de las Lumbres” que se celebra el 17 de enero el día de San Antonio Abad.

Grupo de amigos en la “lumbre 2015” de la Asociación Cultural San José

Esta tradición se remonta al siglo XIII,  donde la festividad de San Antonio Abad llego a Jaén con los nuevos habitantes que vinieron durante el periodo de la repoblación castellana, influenciados estos por la devoción que se le profesaba al santo en Francia y Centro Europa. En ellas se reconocen los ancestrales ritos paganos de las hogueras que ahuyentaban los malos espíritus del ganado y de los animales domésticos, evitándoles enfermedades y plagas. Tradicionalmente, al atardecer se encendían lumbres en el monte, las huertas, cortijos, caserías y en todos aquellos lugares en los que había ganado y animales domésticos. Es posible que estas hogueras tuvieran connotaciones mágicas, con la intención de ahuyentar las enfermedades y plagas de los animales. Hay también una relación clara con el ciclo de la cosecha y de las labores del olivar.

Precisamente son estos restos de la corta, el ramón, el material básico de la hoguera. A ella se le unen los capachos viejos de esparto, que se usaban en el prensado tradicional, empapados aún en aceite, un excelente combustible, y muebles viejos de los que acaso se cambian una vez que se dispone de dinero al cobrar los jornales de la aceituna.

Las lumbres se reparten por todos los rincones del pueblo

Mancha Real, desde hace muchos años, también es partícipe de esta tradición en la que muchos se juntan con familiares y amigos en torno a una hoguera en la que asan chorizos, panceta y churrascos acompañados además de un aperitivo típico de esa noche, el “tueste”.

El cielo mancharrealeño se hubiese iluminado este fin de semana como lo hizo aquél año 2015 que hubo un gran número de “lumbres” repartidas por toda la localidad, a pesar de la amenaza de lluvia que si cayó en la capital, donde destacó una en particular, la “I Gran Lumbre de San Antón” organizada por la Asociación Cultural San José en las Naves Municipales, un evento que atrajo a niños y mayores que se agrupaban en torno al fuego que había en el patio central, entre ambas naves, junto a una barra montada en el interior de una de ellas para obtener beneficios para la Falla de San José. Este año la recordaremos con la ilusión y esperanza de poder volver a celebrar esta fiesta en 2022.

La Alcaldía también ha prohibido la bendición de animales que se solía hacer en la puertas de las Parroquias de San Juan Evangelista y La Encarnación por el Covid-19.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.