Mirando al pasadoNovedadesSucedió hace...

Sucedió hace….El recuerdo y sentido homenaje a los fallecidos en este negro 2020 – 4º Capítulo

Se acaba este negro año 2020 que tantas tristezas ha llevado a las familias de todo el mundo y en particular a los mancharrealeñ@s que por este maldito virus del Covid-19 han visto como sus trabajos o negocios han sufrido a nivel económico un golpe que nunca hubiésemos pensado. Pero lo mas fuerte ha sido la pérdida de seres queridos que unos por el Covid y otros por otros motivos, nos dejaron con la tristeza de familiares y amigos que a muchos de ellos no pudieron darles la despedida que se merecían.

Foto de Manoli

El viernes 25 de septiembre los vecinos de Mancha Real recibían la trágica noticia de la muerte de Manuela Pérez Ramírez que conmocionó a todos por las circunstancias que la rodearon. Manoli tenía 53 años y pertenecía a una familia muy conocida y querida en el pueblo, estando casada con Rafael Mesa Pancorbo y era madre de tres hijas, Ana Esther y Beatríz. Fueron muchas las adhesiones a su familia de las personas de nuestro municipio, con un homenaje póstumo que tuvo lugar en la esquina donde murió y que desde entonces hay velas y ramos de flores en su recuerdo. Por parte del Ayuntamiento se hizo un bando de apoyo a los familiares y en señal de repulsa por esta tragedia. La familia desde hace años regentan una tienda de electrodomésticos (talento) en nuestra localidad.

 

 

José Sampedro

 José Sampedro Gutiérrez, fallecía el 15 de marzo a la edad de 90 años. Se dio el caso que José fue la primera persona que fue enterrado con el recién promulgado Estado de Alarma que trajo el confinamiento y por tanto sus familiares sufrieron las primeras restricciones, aunque no murió por Coronavirus. Casado con Rosario Hermoso Sánchez, tuvieron un hijo que les dio nietos y biznietos. Toda su vida se dedico a su trabajo en el campo aunque para él no era trabajo, era su pasión. También regentaba una armería en la parte baja de la calle Maestra enfrente de la tienda del “chichotero”. Era una gran persona ,simpática y una de sus grandes virtudes era su gran afecto hacia los demás.

 

Antonio el día de su 97 cumpleaños

Antonio Morillas Aranda era conocido como “Antonio el Pegalajeño” ya que sus padres tras su nacimiento emigraron de Pegalajar a Mancha Real.
A la edad de siete años ya estaba al cuidado de las piaras de cerdos en los cortijos. Se enteró del final de la Guerra Civil cuando trabajaba de “acarreaor” cargando leña, concretamente en el Cortijo de la viuda de Correos, hoy en día derruído. De más joven emigró a Madrid y a Barcelona, como tantos jóvenes en aquella época… A su regreso, fue contratado en la orujera por Don Rafael Soria, donde permaneció trabajando de encargado, cargando el orujo con el tractor-pala, apagando fuegos e incluso yendo a recoger y reparando algunos de los magníficos vehículos de la colección privada de la familia Soria, hasta su jubilación, que dedicó a viajar con su esposa Juana, la cual trabajó en la finca de Arroyovil como cocinera. En la fotografía se muestra a Antonio rodeado de sus hijos en su último cumpleaños a la edad de 97 años. Este 2020 se lo llevó por delante el 9 de abril en pleno confinamiento. Sus familiares le han querido rendir este sentido homenaje.

Juan Gila

El 5 de septiembre nos dejaba Juan Gila Muñoz a la edad de 66 años, casado con Juana Moreno López, siendo padres de 4 hijos, Mari Ángeles, Juan Gregorio, Mariela y Nany. Juan desarrolló un gran trabajo como Policía Local en Mancha Real, estando al frente como Jefe de Policía desde el 8 de mayo de 1985 y dejando este puesto el 30 de octubre del año 2000. Le vemos en la foto en el banquete de una de las celebraciones.

 

 

 

María “la droguera”

María Martínez Sánchez conocida cariñosamente como “María la droguera”, fallecía el 23 de septiembre a la edad de 92 años. Aquellos que tienen mas de 50 años seguro que recuerdan la pequeña droguería que María regentó durante muchos años quedando viuda de su marido Antonio Cobo Yera. Los que la conocieron sabían de la amabilidad con la que atendía a sus clientes en la tienda de la calle Maestra, mas arriba de donde estaban las oficinas de la antigua Caja de Jaén. La vemos en la foto siendo muy joven con un grupo de la escuela de Las Medianas en un día de campo en el Albercón, y acompañando a todas las jóvenes iba una de las maestras y el Párroco de aquellos primeros años de los 40, Don Juan Bautista Jiménez Cantero.

Jonatan Rodríguez

El día 30 de octubre, fallecía el joven Jonatan Rodríguez Peláez a la temprana edad de 34 años. A Jonatan le encantaba el fútbol siendo un gran seguidor del At. Mancha Real, al que siempre se le veía en el estadio de la Juventud animando a los verdes como vemos en la foto que publicamos con su bufanda del equipo. Estaba casado con María Isabel Delgado Gónzalez y tenían una hija de corta edad.

 

El empresario José Díaz Ruíz-Ruano conocido cariñosamente por todos sus familiares y amigos como “José Lodi” nos dejaba el 17 de septiembre a los 85 años. José Nació en Priego de Córdoba aunque muy joven se trasladó y comenzó su vida laboral en Caniles, una fábrica de aceite que hubo en la carretera de Jimena a medio camino entre Mancha Real y esta vecina población.

José Lodi en su taller en 2008

Después trabajó en una fábrica de piedra artificial lo que hizo que en los años 60, junto a su hermano Juan y a sus socios Pedro y Pepe decidieran montar una fábrica de terrazos y piedra artificial en unos terrenos adquiridos en la calle Linares llamada Terrazos Lodi. El negocio fue bien y pronto se trasladaron a unas nuevas instalaciones en el polígono industrial en la carretera de Baeza en la que estuvo hasta su jubilación. José Lodi era como se suele decir un “manitas” con todo lo concerniente a la mecánica, siendo una de sus grandes aficiones, las motos clásicas. Fueron muchos años de buscar y hacerse con unidades que aunque no estaban en buenas condiciones, si que eran raras y difícil de conseguir, pero él con su tesón logró tener un gran número de motos que poco a poco fue restaurando en su pequeño taller donde le vemos en el año 2008. En el 2006, José comenzó a construir en el recinto de su propiedad y hecho por el mismo, un museo al que llamó “Museo de la moto clásica Lodi” en el que fue poniendo todas las motos restauradas y que ha sido todo un santuario de visitas de aficionados para ver estas maravillas rodantes que en la actualidad tenemos en estas instalaciones para disfrute de todos los que quieren verlas. José estaba casado con Filo Gámez Hervas y tenían dos hijos, Consuelo y Valeriano.

Si los familiares de alguien que ha fallecido en este año 2020 quiere mandarnos una foto actual o antigua, lo puede hacer al correo de nuestra página con alguna información y lo incluiremos en el último capítulo que ya estamos preparando.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.