Mirando al pasadoNovedadesSucedió hace...

Sucedió hace….Las fotos antiguas nos revelan la forma de vida en otros tiempos

Que importante es ver la imagen de las fotos antiguas puesto que en ellas se refleja la forma de vivir que nuestros padres y abuelos vivieron, en unas épocas totalmente diferentes a las actuales en la mayoría de las actividades que por desgracia fueron desapareciendo con el paso de los años, aunque hay que decir que sobre todo en los pueblos aun se siguen tradiciones que nunca se deberían perder.

Comenzamos con una foto de la primera feria que se celebró en el mes de agosto de 1971, un año que tuvo muchos cambios con respecto a las pasadas de octubre, como por ejemplo que la caseta de baile se comenzó a montar en el estanque del parque municipal. En el programa de fiestas que comenzaron el día 20, a las 8 de la tarde en el Salón de la Casa Sindical fue la “Elección de Miss Feria 1971 y sus Damas de Honor”, estando presentes además de numeroso público, el Alcalde Martín Morales que había sido elegido pocos meses antes, Concejales, Teniente de la Guardia Civil, el Jefe de Juventudes y José Luis Quero que fue el encargado de presentar la gala. En este acto fue elegida Miss Feria la señorita María Socorro Aparicio Carrillo, siendo sus Damas de Honor, las señoritas Cati Ruíz Hernández y Manoli Morillas. En la foto vemos como el pintor local Miguel Cobo Nicolás que estuvo presente y que este día inauguraba a las 9 de la noche, una exposición de sus pinturas en el Salón de Actos del Ayuntamiento, felicitaba a la Mis feria 1971 y poco después salían del recinto acompañando a la Reina de las Fiestas. Decir que Miguel Cobo Nicolás nacido en Mancha Real en 1944, ya en aquellas fechas tenía una amplia colección de obras pictóricas que estaba catalogada entre las mejores colecciones de España y del extranjero.

Procesión con la Niña María en los 60

En los años 50 y parte de los 60 era muy común ver a niños de comunión en algunas de las procesiones que se celebraban sobre todo en la primavera, como por ejemplo en la de San Isidro o en la que mostramos en estas imágenes, la procesión del Cristo de la Piedad celebrada en mayo. En la imagen podemos ver esta procesión a su paso por delante del Convento de las Carmelitas, llevando a hombros al Cristo entre sólo entre cuatro personas ya que pesaba poco, aunque siempre iban al lado compañeros para relevarse en algún descanso de los que se hacían a menudo durante el recorrido. Se puede ver también como aparece un pequeño trono que portaban las niñas de comunión conocido como “la niña María”, una pequeña virgen que durante todo el año estaba en la escuela de las hermanas Doña Antonia y Doña María,”las mancas”, situada en la calle San Marcos.

Ciclista por la Lonja en los 60

La salida del pueblo hacia la capital ha cambiado su nombre en varias ocasiones, desde el año 1930 se le pusiese calle de Buenavista hasta principios de los 70, que pasó a llamarse avenida de Carrero Blanco. Fue en los 80 cuando definitivamente se le puso el nombre que tiene en la actualidad, calle La Lonja, nombre por el que siempre se la ha conocido a lo largo del tiempo por todos los vecinos. La imagen que mostramos es de principios de los 60 en la que un joven con su bicicleta, Antonio “el chuti”, bajaba por esta carretera que ha sido otro de los puntos con más movimiento del pueblo a lo largo del tiempo. Por ella circulaban a diario los autobuses del pueblo Vargas-Machuca, los Boyano, los Pisa, así como los de Muñoz Amezcua de Albanchez y Hnos. Moya de Torres, los camiones que iban a la zona de Jimena Bedmar o Jódar y los coches particulares. Se pusieron diferentes negocios a lo largo de ella como el bar “Solano” y el taller de Esteban “Porricas”, que estaban situados uno frente al otro en la zona por donde aparece el muchacho con la bici. Un poco más adelante, y como se aprecia con las ruedas en la puerta, estaba el taller de Manolo “El Guindo” donde en un principio se reparaban bicicletas y motos. Unos 30 metros más arriba estaba el cine de verano de “Los Tinajones”, al que se acudía en el buen tiempo para ver la función de la primera o segunda hora. Esta parte acababa en la esquina del convento con el taller de los Hermanos Guerrero y la fábrica de aceite del “convento”. Por la parte de abajo estaba el fontanero Antonio Cobo, Emilio Alcántara con su vaquería, el taller de los “Semiol” con los hermanos Miguel y Sebastián, el Matadero Municipal, la fábrica de harinas “San José” y enfrente, el vivero, en el que durante muchos años estuvieron viviendo José Olmo y su familia. En la salida del pueblo se construyó en estos años, junto al cuartel de la Guardia Civil, la orujera, que después de algún que otro susto se trasladó a Baeza.

Grupo de aficionadas en la plaza Santo Reino

Una vez que en los años 50 la plaza de toros situada donde se encuentra la peña flamenca El TRILLO en la actualidad, ya no volvieron a celebrarse corridas, al final de los años 60 y de las décadas de los 70 y 80, se estuvieron celebrando novilladas en la plaza portátil Santo Reino que se montó en el ferial. Vemos en el año 1969 una de aquellas corridas en la que vemos un grupo de aficionados que en el intervalo de tiempo que hay desde la muerte del toro y la salida del otro, se divertían tomando un poco de vino en las famosas “botas” que desde hace tanto tiempo se usan en eventos y fiestas.

La matanza del cerdo hasta los 70 se hacía en casa

El oficio de “matarife” fue durante los años en los que nos estamos remontando, uno de la más requerida por la gente en la época de la matanza del cerdo, ya que en poco más de un mes, se sacrificaban todos los animales que se habían estado engordando durante todo el año. Eran unas fechas muy señaladas porque se aprovechaba cuando llegaba el frío normalmente por San Martín, de ahí el dicho popular, y se hacia la matanza para tener los embutidos que se consumían en la campaña de aceituna que en aquellos tiempos se recogía un poco después de lo que se suele hacer en la actualidad. Esta actividad era todo un ritual, pues en los días previos y durante los que duraba todo lo referente a ella, se reunían casi toda la familia para ayudar en todo lo que había alrededor de esta costumbre que se fue perdiendo desgraciadamente. Vemos en la foto como el matarife que en este caso era Serafín ayudado por los dueños, llevaban al animal hasta una especie de sillas unidas y atadas donde los sacrificaban para después en una especie de “artesa” echarle el agua, que previamente se calentaba en un pequeño bidón en la “lumbre”, para poder quitarle todo el pelo hasta quedar completamente limpio.

Puerta Barrera con el camión de Santiago Cobo

Acabamos con una imagen que la mayoría conocemos de Jaén capital, nos referimos a la “Puerta Barrera”, lugar de mucho movimiento en todos los tiempos, pero un importante cruce en los años 60 puesto que para ir a cualquier lugar como Madrid, los pueblos que hay en la carretera hacia Córdoba o bien Los Villares o Valdepeñas de Jaén, todos tenían el paso obligado por este importante cruce. Vemos aunque solo sea la parte trasera, un camión de reparto de nuestra localidad, el Ebro de Santiago Cobo que a diario hacía la ruta de Jaén a Mancha Real, recogiendo todos los paquetes y mercancías de la capital y repartiéndolas en nuestra población. Era un servicio muy eficaz puesto que no había entonces muchos vehículos y si alguna empresa pedía algún artículo, eran ellos los encargados de traerlos. Fueron pioneros en esta clase de reparto de paquetería que ahora tanto se usa con las pequeñas furgonetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.