Tablón

Del oasis al páramo industrial

Empresa de fabricación de muebles en el polígono de Mancha Real, en Jaén - Foto: El País
Empresa de fabricación de muebles en el polígono de Mancha Real, en Jaén – Foto: El País

Fuente: El País | El polígono industrial de Mancha Real (Jaén) era hasta no hace mucho tiempo un tramo que desesperaba a los conductores. A veces se tardaba casi una hora en llegar al casco urbano. Pero hoy bastan unos minutos en atravesar un páramo casi fantasmal. El municipio que llegó a presumir del pleno empleo con la floreciente industria del mueble en las dos últimas décadas sufre hoy como pocos los embates de la crisis del ladrillo. Si no se hacen casas tampoco se fabrican muebles. Desde que estalló la burbuja inmobiliaria en 2008, han cerrado sus puertas más de 60 empresas del mueble y la madera, casi la mitad de todas las del municipio. Y muchas de las que siguen en pie no paran de destruir empleo.

Mancha Real, con 11.300 habitantes, se convirtió en los años noventa en un oasis industrial al abrigo de decenas de empresas del mueble creadas por vecinos que, años atrás, había emigrado a otros puntos del país. También se convirtieron en nuevos empresarios un buen número de antiguos trabajadores de las dos primeras fábricas que se instalaron en el pueblo. Llegaron a contabilizarse 127 industrias del mueble que daban empleo a más de 5.000 personas, muchas de ellas llegadas de otros pueblos de la comarca. Los muebles de Mancha Real, dirigidos a un mercado de clase media, se vendían por todos los continentes. El 54% de su PIB lo generaban estas industrias.

“Fueron demasiadas fábricas las que se abrieron”, admite Juan Francisco Molino, uno de los empresarios que cerró su factoría en 2008 y ahora vive del arrendamiento de sus naves industriales. “Era algo que se veía venir tras estallar la crisis del ladrillo”, agrega Molino, que ultima un libro sobre la evolución industrial del municipio con un título que lo dice todo: El paraíso perdido.

En los noventa, el pueblo  llegó a tener  127 industrias del mueble que empleaban a más de 5.000 personas

En la época de bonanza muchos empresarios compraron fincas de olivar a precios muy altos, pero ahora han tenido que venderlas por debajo de su precio para poder salvar sus negocios. “La verdad es que no se ve ninguna solución porque el desánimo es generalizado”, indica Cristóbal Cobo, secretario de la Asociación de Empresarios de Mancha Real, hoy venida a menos por la pérdida de asociados. Desde este gremio se calcula que la crisis se ha llevado por delante a más de un millar de empleos en el sector del mueble.

La mayor parte de los desempleados son jóvenes que, prácticamente, echaron los dientes entre maderas y aglomerados, renunciando a sus estudios por la facilidad en encontrar un trabajo. “Las empresas buscaban a estos jóvenes como agua de mayo”, reconoce Juan Francisco Molino. Pero ahora, con la crisis, esos jóvenes se han quedado sin empleo y con escasa formación, por lo que están volviendo a las aulas. En el Instituto Peña del Águila se corrobora el incremento en las matrículas de los ciclos formativos, y lo mismo ocurre en el Centro de Adultos.

Las empresas que siguen en pie han tenido que reinventarse. Es el caso de Dorma Diseño, que a principios de los noventa exportaba a 31 países y ahora, tras una importante inversión en la adaptación tecnológica, ha concentrado sus ventas en el mercado nacional con un mueble mucho más multifuncional. “La crisis coyuntural ha destapado otra crisis estructural en el sector, una crisis que no veíamos porque seguíamos teniendo mercados”, asegura Jesús Cano, el gerente de esta empresa que emplea a una treintena de trabajadores. Eso sí, la estabilidad de la plantilla viene condicionada por la reforma laboral del Gobierno.

Cano cree que es preciso un cambio de mentalidad para salir de esta situación. Un cambio que, dice, nada tiene que ver con la adaptación al bajo coste que están haciendo muchas firmas para sobrevivir. “Tenemos que mantener los niveles de calidad y de diseño, si los bajamos estaremos al mismo nivel que el mueble chino, con el que no se puede competir por sus bajos precios”, reflexiona Cristóbal Cobo, de la Asociación de Empresarios.

La crisis ha paralizado la legalización del polígono industrial en el que se asientan la mayor parte de las fábricas de muebles. Los empresarios tienen que aportar un dinero del que ahora no disponen. “Intentamos apoyar en todo lo que podemos a los empresarios, pero es verdad que la crisis nos ha afectado mucho más que al resto de pueblos”, indica la alcaldesa de Mancha Real, Micaela Martínez. El Ayuntamiento ha tenido que crear una bolsa para dar empleo a unos 300 inscritos, la mayoría del mueble y de la construcción, otro de los sectores que se encuentra paralizado. También se ha tenido que crear un fondo social para atender los cada vez más casos de familias que no tienen ni para comer, algo impensable hace unos años, cuando la Mancha —como se conoce a Mancha Real— era la envidia de toda Andalucía.

Es cierto, no obstante, que la recesión del sector del mueble no es algo exclusivo de Mancha Real. Otras localidades jiennenses como Torredelcampo, Pegalalar, Huelma, Arjona o Alcaudete también sufren las consecuencias. Jaén, junto con Córdoba, es el principal foco productor de esta industria en Andalucía, y en los años de bonanza llegaron a contabilizarse más de 600 fábricas. Pero es que en Mancha Real también han fallado otras industrias señeras que catapultaron el nombre del municipio por todo el mundo. Son los casos de la informática Cofimán, punta de lanza en su día de la industria local, y la más reciente EDM, que llegó a ser la principal fábrica europea de televisiones planos. No es de extrañar que los carpinteros locales ya no tengan más fantasmas que quemar en la tradicional hoguera que prenden cada año el día de San José.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
X
X

Bloqueador de anuncios detectados

Esta web se puede mantener gracias a los anunciantes. Por favor desactiva tu bloqueador de anuncios para ayudarnos.